Skip to main content

Mi Maratón en Berlín (Septiembre 2016). Se sufrió y se logró culminar.

Cuando inicié el camino de ser maratonista, tenía claro que sería un camino de aprendizaje continuo. A pesar de la experiencia lograda después 5 maratones, una maratón como la de Berlín me enseñó muy claramente, que cada carrera trae sus propios afanes y aprendizajes. En estas líneas expreso la experiencia general y algunas de las cosas que aprendí al correr esta maratón.

Para Berlín, me preparé, como antes no lo había hecho. Fueron 9 meses de entrenamiento continuo y como dicen algunos, muy juicioso.  Complementé dicho entrenamiento con mucho ejercicio de fortalecimiento, levantamiento de pesas y haciendo fondos con subidas usando las lomas de Medellín de forma periódica.  Aumenté mi capacidad de resistencia y estaba muy confiado de haber realizado el trabajo de entrenamiento a conciencia.

Teniendo en mente esta confianza, fijé los siguientes objetivos para la maratón:
  1. Ultimate Goal (el más desafiante). Clasificar a Boston con un tiempo menor a 3h20m en la maratón. Hay que recordar que, para entrar a la maratón de Boston, se clasifica por tiempo mínimo dependiendo del grupo de edad al que se pertenece.  Ahora, no solo es hacer el tiempo límite y ya. No, a Boston clasifican corredores con los tiempos más veloces de cada grupo. Gracias a la tradición e historia que tiene Boston, la tarea de clasificar no es algo que sea tan sencillo. Para mi edad, el tiempo mínimo de clasificación para la maratón es de 3h25m.
  2. Correr la maratón en un tiempo cercano a las 3h30m.  Teniendo en cuenta mi tiempo anterior (hecho en NY) sería bajar mi record en 26 minutos.
  3. Hacer un nuevo PR (Personal Record) para la maratón.  Esto quiere decir, hacer un tiempo menor a 3h56m.
  4. Default Goal. Terminar la maratón.
Previo a viajar para la carrera, hice dos cosas que no había hecho antes. La primera fue revisar, casi aprendiéndome el mapa del recorrido de la maratón y ver videos de la carrera de años anteriores. El objetivo fue familiarizarme con la ruta (usando Google StreetView para esto), definiendo puntos de referencia que me fueran de ayuda durante la carrera. El hacer este ejercicio me llenó de mucha confianza y me dió fuerza mental. Sería como cuando corres en un recorrido que ya conoces y sabes donde apretar el paso y donde aflojarlo. En paralelo, también fui construyendo mi estrategia de carrera. Dividí el recorrido en 4 segmentos (o carreras), cada uno de 10.5km con tiempos meta a realizar en cada uno. Es como correr 4 carreras de 10k cada una con su propio objetivo.

Mentalmente ayuda porque se va pensando sólo en el objetivo inmediato a cumplir para el segmento en el que se está. Me ayudó mucho hacer esta división porque son solo 4 trayectos (easy!) de una distancia que es corta y en la cual me siento cómodo: 10K. La segunda cosa diferente, fue no preparar una tabla detallada de pasos. Por lo general la tabla tiene el detalle del paso promedio a seguir para cada uno de los 42 kilómetros de la maratón. En cambio y siendo consistente con la estrategia definida, hice una tablita de 4 líneas: una línea con información por cada uno de los 4 segmentos y su respectivo tiempo límite (nada de información de paso promedio o acumulado.) Así, muy minimalista!

La maratón de Berlín 2016 fue mi primera carrera en Europa y la verdad no le puse mucho cuidado (durante la planeación) a los posibles efectos de la diferencia horaria sobre mi cuerpo.  Tampoco reparé en los tiempos de vuelo y de conexiones, por lo que planee todo para llegar el jueves (22 Sep) previo a la carrera (que se realizó el domingo 25 Sep.)  Ese jueves llegamos directo a dormir luego de un viaje sin mayores complicaciones, aunque muy largo. Por indicación de Ibeth, la médico del mi grupo  de entrenamiento, inicie el consumo Melatonina de 5mg (una pastilla antes de irme a dormir) para reducir los efectos de la diferencia horaria (o jetlag) y acelerar el proceso de adaptación.   Puedo decir que desde que llegué a Berlín, empecé a tener un dolorcito de cabeza que atribuí al cansancio propio de un viaje tan largo y al mismo jetlag.

Ya el Viernes, nos alistamos para ir a la expo Berlin Vital y cumplir con el trámite bien conocido de reclamar el número, la camiseta de participación, la de finisher (si, de una vez la entregan) y la respectiva chaqueta.  Durante el proceso de registro a la maratón es posible pre-comprar estos elementos para asegurar su disponibilidad. Yo decidí comprarlos con antelación. Luego de esto estuvimos recorriendo la feria, tomando algunas fotos y en general visitando los diferentes stands para ver qué novedades había y de paso comprar algunas cosas que me hacían falta.  El resto de día, aprovechamos para hacer algo de turismo (a pesar de las recomendaciones del Coach de no caminar tanto.) Al viajar con mi familia, fue necesario encontrar un balance en el punto del turismo. Es entendible que para ellos los objetivos del viaje son diferentes a los míos. Así que cedí en el tema y aproveché (desde el punto de vista de ellos) el tiempo.


En el marco de la programación de la maratón, el Sábado se realizó la carrera “Breakfast Run Nice and Easy”.  Esta es una carrera de 6k que sale desde el Palacio de Charlottenburg y llega al estadio Olímpico.  Se corre relajadamente y es una excusa para entrar en el ambiente de la maratón. Yo no iba a perderme esta oportunidad de realizar el recorrido e ingresar corriendo al estadio Olímpico de Berlín.  Previamente había hablado con mi amigo David Cifuentes que vive en esta ciudad, para correrla. A pesar del número de personas que había, nos encontramos al final (de forma muy fácil) y por supuesto nos tomamos las fotos del caso.


Si Usted tiene la oportunidad de viajar para correr la maratón, le aconsejo no desaprovechar la oportunidad única de correr esta carrera previa y sentir la emoción de ingresar al estadio. Ya cumplido un sueño más, el resto del día lo “aprovechamos de nuevo” para hacer turismo.

Ya en la noche, comí un plato de pasta y dediqué tiempo para preparar el uniforme, dejando todo listo para el domingo. Otra de las tareas importantes de la noche previa a la carrera, fue fijar con el equipo de apoyo (Angela y los niños), los puntos del recorrido en donde nos veríamos. El criterio principal de selección, siempre es que ellos tengan el tiempo suficiente para desplazarse en metro cubriendo los trayectos y estar en los puntos de encuentro antes de que yo pase por cada uno de estos.  Como resultado de la “reunión”, los puntos de encuentro acordados fueron:
  1. Kilómetro 2.5 en Ernst Reuter Platz
  2. Kilómetro 22 en Kleistpark
  3. Kilómetro 35-36 en Wittenberg Platz
  4. En la llegada, en la “Reunion Family Zone”, letra F de Forero.

A diferencia de las maratones anteriores, esta vez sí pude dormir bien y la ansiedad no apareció.  Creo que la carrera de la mañana, más el excederme un poco (sólo un poco!) en el turismo del Sábado y unido a la cápsula de melatonina que me tomé, determinaron que tuviera una noche de buen sueño.

El Domingo me levanté a las 5:00am para desayunar 3 horas antes a la salida de la carrera. El desayuno que siempre tomo no es muy elaborado: cereal seco (no consumo leche y me dio susto probar la leche de almendras, más porque el envase venía en Alemán y no entendí los ingredientes), 2 tostadas con mermelada de naranja, 1 banano, 1 bocadillo (sí, me llevé un caja porque seguro no iba a encontrar en Berlín) y Jugo de naranja. Luego de desayunar, hice todo el trámite de alistarme revisando que nada me fuera a faltar. A las 6:30am salí del apartamento y tomé el metro para llegar a la estación Potsdamer Platz que según las instrucciones eran desde allí 8 minutos de caminata a la zona de ingreso la salida.



Ya en el corral asignado, la espera fue un poco larga.  Luego de caminar por espacio de unos 35 minutos hasta la entrada al corral (no fueron 8 minutos), me ubique al inicio del cerramiento del corral. Como estaba sintiendo un poco de frío, conseguí dos plásticos de Adidas y los adecue como un vestido para tapar el torso y las piernas evitando así, perder calorías antes de la arrancada. Según mi tiempo pronosticado, la organización me asignó el corral G en la ola 2. Un poco atrás para mi gusto. Cuando se abrió el cerramiento de mi corral para acercarnos a la salida real, busque mejorar mi posición y logré ubicarme al inicio del grupo que estaba en el corral E, a pocos instantes de la señal de salida.  En ese caminar hacia la meta, pasé al pacer de los 3h45m, lo que me animó mucho, porque de ser el caso, me podría ir a ese paso y en el último segmento de la estrategia, apurar el ritmo para estar dentro de los objetivos propuestos.

Los 4 segmentos.

Los primeros 10.5k. Al arrancar hay una emoción enorme en el ambiente.  La música y la atmósfera juegan un papel muy importante en esos primeros minutos de carrera. Yo inicié con la confianza de que todo saldría muy bien. En el primer kilómetro, pasé por la columna de la Victoria, que es uno de los referentes importantes de la ciudad. Corría por una autopista de unos 6 carriles y todos están absolutamente llenos de corredores.  Decidí entonces, tomar el sector derecho de la calzada con la esperanza de facilitar que Angela y los niños me vieran en el primer punto de encuentro definido (kilómetro 2.5 en Ernst Reuter Platz.) En los acuerdos previos a la carrera, nos faltó concertar el lado de la vía donde ellos se ubicarían. Además, la cantidad de personas (tanto corredores como espectadores) ubicadas en este sector, hizo que no nos pudiéramos ver en el primer punto de encuentro.  Un poco triste por no haberlos visto, seguí adelante y me olvide de la situación muy rápido pensando que quedarían dos puntos más de encuentro.  En el inicio del kilómetro 5 (sector Moabit), sin planearlo, me encontré de frente con David Cifuentes que me estaba esperando en un separador de la vía. Él tomó una muy buena foto mía, nos saludamos y lo dejé con el respectivo Hi-five que me recargó de mucha energía y emoción. Para el final del kilómetro 7, ya había pasado por el Moltke Bridge que fue una de las referencias que tenía presente por sus distintivas estatuas de dragones y guerreros al ingreso del mismo. Me interné en el sector de Mitte que tiene zonas muy comerciales y recorrimos varios kilómetros muy al lado las vías del tranvía. Al llegar al kilómetro 10.5k (el final del primer segmento de la estrategia), llevaba un tiempo de 52m42s que corresponde a una ventaja de 2m18s con respecto a los 55m00s planeados para los primeros 10.5k. Ví que estaba dentro del plan y eso me animó a iniciar la "segunda carrera."

Corriendo al lado de SuperGirl
Segundo segmento. De los 10.5k a la media maratón.  Para el inicio del segundo segmento, decidí bajar un poco el paso y consumí mi primer gel. Ultimamente, estoy usando los geles colombianos a base de panela de marca Going, que me parecen de muy buen sabor (no tan dulces) y que me han estado funcionando bastante bien. En términos de alimentación definí consumir 3 geles para el final de los 3 primeros segmentos y llevaba 2 bocadillos para complementar la alimentación. Luego de hidratarme en el punto inmediato que encuentro, voy internandome en el sector NeuKolln y tras pasar por Hermann-Platz tome una vía recta y después de varios minutos de avanzar, crucé una de tantas iglesias con cúpula en punta que iban apareciendo en el camino. Ya al finalizar el kilómetro 20 y habiendo pasado el sector de Kreuzberg cruzamos por debajo de una serie de puentes (no tan bonitos) de acero que los tenía bien referenciados en el recorrido virtual previo. Pase por el kilómetro 21 (Media maratón) con un tiempo de 51m02s para el segmento y con un acumulado de 1h43m28s.  De hecho el segundo segmento fué en el que mejor paso llevaba y en el acumulado iba teniendo una ganancia de tiempo de unos 2 minutos.  En la mitad del segmento empecé a notar que las lecturas del reloj comparadas con la demarcación de la carrera, tenían un desfase de 500 mts aprox.  Esto no fue tan bueno porque me adicionó una carga más: ir haciendo cálculos para sobrellevar el desfase.  Pienso en que voy con buen paso y que ya estoy muy cerca al segundo punto de encuentro (justo después de la señalización de la media maratón.)  Voy pasando muy cerca de la cera y Angela me llama. Qué? En este punto aunque iba muy pendiente, casi me paso y no la veo.  Afortunadamente Angela me vío y pudimos vernos.  También ví a Lulita y seguí con energía renovada. Angela después de la carrera me dijo que iba de muy buena cara y paso (en ese momento yo me iba sintiendo muy bien, la verdad.)

Qué? Angela?
Tercer segmento. Del kilómetro 21 al 32.5. Según el plan de alimentación, en este punto debía consumir mi segundo gel, aunque la verdad empezaba a sentir que mi estomago no lo iba a soportar, por lo que decidí saltarmelo.  Eso si, seguía muy juicioso con el consumo de líquidos y no me saltaba ningún punto de hidratación por lo que en ese momento no lo ví como un tema a ponerle mucha atención. Iba ya terminando la calle Martin-Luther, otra de mis referencias mentales del recorrido exactamente en el kilómetro 24. Por momentos iba encontrando zonas residenciales seguidas de zonas comerciales y en buena parte del recorrido encuentro mucho verde. Esta ciudad está llena de parques y voy pensando en que habrá muchas rutas muy interesantes para correr en tanto verde. Ya estoy en el corazón de la zona llamada Steglitz.  Más o menos en el kilómetro 26, encontré un punto de hidratación donde estaban dando bananos y me comí uno. Ya venía queriendo consumir algo sólido y el banano me cae bastante bien.  Al finalizar el kilómetro 30 noté que los tiempos de este segmento habían venido aumentando y venía pendiente de mantener un paso medianamente constante. Recuerdo que en este punto me pasó una corredora colombiana que llevaba muy buen ritmo y que al ver mi camiseta, me saludo en español y me dió ánimo. De vez en cuando alguien me llamaba por mi nombre en alemán algo que sonaba como Jürgen o Jorgen. Siempre que escuchaba mi nombre levantaba mi pulgar en señal de aprobación al saludo. En el kilómetro 32.5, termino el tercer trayecto con un tiempo aproximado de 56 minutos. Y digo aproximado porque ya la diferencia de las lecturas del reloj con las marcas de la ruta están por los 800 mts mas o menos y a estas alturas de la vida ya no quiero hacer más cálculos. Comencé a perder tiempo con respecto a lo planeado por lo que cerré este trayecto y empecé el último y definitivo.


Cuarto trayecto. Del kilómetro 31.5 al final de la Maratón.  Las carreras grandes marcan el recorrido y la medición del mismo con marcas distintivas en el suelo.  Chicago lo hace con líneas sólidas azules y Berlín lo hace con 3 líneas delgadas del mismo color.  Para esta carrera venía muy pendiente de seguir estas tres líneas y en lo posible correr siempre sobre esta guía. La razón principal para esto, fué evitar el sigsageo (que a veces es necesario para evitar a corredores lentos) impidiendo así correr más distancia. Es tener la sensación de ir en el camino correcto sobre todo en la forma de tomar las curvas y algunos sectores.  Seguí las tres líneas para llegar al kilómetro 35 que corresponde a una zona muy comercial y donde hay mucha gente.  Allí identifiqué la iglesia Kaiser-Wilhelm Memorial, que recuerdo muy bien porque está en ruinas y le hace falta la parte superior de su cúpula (que fue destruida en la guerra.)  Esta referencia marcaba que estaba muy cerca al tercer punto de encuentro: Wittenbergplatz.  Empecé a ver las grandes tiendas de Adidas, Nike y ví la KaDeWe que es muy reconocida en la ciudad. Pasé por la escultura Tauentzienstrasse que son dos eslabones rotos de una cadena y que simbolizan la división de la ciudad. Apenas la pasé, no sé cómo ví a Angela en la distancia y me fuí directo hacia ella cambiando drásticamente mi línea de carrera. La emoción fué muy grande. Nos saludamos y esta vez sí hicimos el hi-five con Lula y Esteban. Aunque ya iba un poco más cansado y con dolor de cabeza, el verlos me reanimó y me impulsó a seguir.   Tres y medio kilómetros después, encuentré Potsdamer platz, que era una zona familiar para mi porque la habíamos recorrido en los días anteriores a la carrera.  En este punto ya no venía tan bien. Ese dolorcito de cabeza que había tenido desde que llegué a Berlín, se incrementó de forma preocupantemente durante la carrera. Empecé a sufrir una crisis y por supuesto los tiempos se fueron para el suelo. Pasó un kilómetro completo en el que iba muy lento y aunque no quería parar, toda la situación me alentaba a hacerlo.  Me calmé un poco y aproveché un punto de hidratación para tomarme un tiempo y recuperarme. De tomar el gel correspondiente, ni pensarlo. Tomo algo así como dos vasos de agua, que mi estomago si soporta.  Me refresco la cabeza con suficiente agua y salgo de la zona de hidratación, retomando la carrera con un paso suave siempre pensando que falta muy poco. Con el pasar de los segundos, fuí mejorando el paso aunque el recorrido no ayudaba. Empecé a transitar por entre cuadras a derecha e izquierda en el sector del ayuntamiento de Berlín, que me hicieron más dura la crisis. En mi cabeza solo estaba encontrar YA la puerta de Branderburgo y terminar esta carrera.  Durante esa lucha interna, me dí cuenta que había bajado de nuevo el paso (iba en un paso de 6:50/km), reaccioné y a puras ganas empiezo a mejorar el ritmo. Salí de este laberinto de calles (y si también del mental) y ví por fín la puerta. Ya quedaba menos de un kilómetro y el objetivo inmediato fue cruzar la puerta y la meta corriendo a un paso digno para mi.  Al ver la puerta, en un segundo, los sentimientos de derrota cambiaron a sentimientos de emoción y victoria.  Crucé la puerta de Branderburgo, muy emocionado y divisé en la distancia el Ziel (Meta).   No perdí de vista el letrero de meta y en muy corto tiempo ya estaba pisando el tapete azul que marca los últimos metros de la carrera.  Extendí mis brazos a los lados y crucé la meta agradecido por haberlo logrado.  Se sufrió y se logró, pensaba en ese momento.


Luego de pasar la meta, me tomé un tiempo para recuperarme. Ya sin las presiones propias de la carrera, me olvido de los tiempos y aprovecho para tomarme la selfie en el lugar de meta. A partir de acá, inicié un nuevo recorrido: llegar al último punto de encuentro, por fin verme y abrazarme con mi familia. Así que lo inicio, buscando mi medalla. Voy avanzando, encontrando muchos fotógrafos que me toman las respectivas fotos. Cumplo con la sesión fotográfica, recibo la bolsa de alimentos, la cerveza respectiva, uno que otro banano, tomo algo de hidratación (de la deportiva) y aprovecho el estar cerca de un punto de primeros auxilios para pedir hielo. Allí hice otra pausa mientras el hielo hacía efecto en las rodillas, muslos y pantorrillas. Después de 10 minutos de recuperación, continué la nueva “carrera”.  Voy entre un tumulto de corredores que llevaban el mismo destino.  Se sentía la alegría en el ambiente y la sensación del deber cumplido que todos disfrutamos. Alcancé el final de la zona de guardarropa y caí en cuenta de algo muy diferente de esta carrera: es necesario devolver el chip de medición (si no lo hacía me lo cobraban) por lo que tomé el tiempo para desanudar los cordones, sacar el chip y depositarlo en un buzón transparente.



Luego de caminar varios minutos más, llegué al área de reunión familiar, ubiqué la “F” y allí estaban Angela y los niños. Los abracé, los besé y les agradecí por estar ahí, por acompañarme en esta aventura y por animarme durante la carrera. Este siempre, es el mejor regalo que pueda tener después de haber cruzado cada meta.  Es por ellos, que finalmente todo el sacrificio y esfuerzo vale la pena.


El balance de la carrera fué muy bueno. Aunque, no alcancé a cumplir los dos primeros objetivos y deseaba hacer mejor tiempo, si cumplí con los dos últimos: logré un nuevo PR (personal record) para la maratón de 3h43m22s y terminé la carrera. En mi optimismo, pensé que podría hacer más corto el camino hacia la clasificación a Boston, pero la realidad me mostró que hay que seguir trabajando con mayor empeño, para mejorar la condición física, mental y lograr así la clasificación.



Ya casi terminando este relato, aprovecho este espacio para agradecer de forma infinita a todos mis amigos que han estado apoyándome durante todo este tiempo. Créanme que sin su apoyo este tipo de triunfos personales no serían posibles.

Muchas gracias a mi Coach, Juan Carlos Gutiérrez por el acompañamiento, apoyo, paciencia y enseñanzas.  A Ibeth Aguiar por estar siempre pendiente de la parte médica, por todos los valiosos consejos y recomendaciones que me han ayudado mucho. Ustedes dos tienen mi gratitud infinita.

Por supuesto gracias totales a mi familia, a Ángela por ser la patrocinadora y cómplice número uno, de locuras como esta. Eres la mejor del "Mundo Mundial." A Esteban y Lulita por ser los más bellos hijos que puedan existir. Gracias a mi único patrocinador oficial, La Central de Bienes Raíces (CBR) por aportar para los gastos de viaje y para la materialización del uniforme de carrera mío y del equipo de apoyo. Muchísimas gracias a mi papás (los Titos) por apoyarme siempre, por estar pendientes en todo momento y bueno por ser los dueños de mi patrocinador oficial CBR. ;-) Muchos besos y abrazos a mis hermanos y sus familias por estar siempre pendientes.

Todas las gracias a Lactato Team, grupo del cual hago parte orgullosamente, a los BadWill runners, a David Cifuentes por sacar el tiempo y ser compañero durante los días previos a la carrera y a todos mis amigos corredores que he venido haciendo en Medellín. A cada uno de los Run4Fun un abrazo sincero. Correr con Ustedes ha hecho más fácil este último año de entrenamiento.  No podría faltar el agradecimiento a Berlín, a su maratón y a su gente que me entregaron toda su energía para que esta carrera fuera inolvidable.



Como digo siempre, es un todo un privilegio poder correr una maratón, tener un propósito por el cual correr y compartir esta pasión con mi familia y amigos. Creo firmemente que cualquier persona puede correr una maratón. Sólo es cuestión de convencerse (primero), de que es posible y luego prepararse.


No quiero finalizar, sin agradecerle a Katie y a su familia por permitirme correr en nombre suyo. Mi propósito es y será siempre acumular kilómetros que aporten de alguna manera para encontrar la cura al síndrome Prader-Willi. A Johana y Kevin un abrazo sin fin.  Los admiro y respeto por toda la dedicación, amor y entusiasmo que le ponen a cada segundo para hacer de la vida de Katie la mejor posible.


Y ya finalizando, quiero decir que Berlín tiene una maratón que hay que vivir. Cualquier relato, video o escrito no alcanzan a recoger la atmósfera o la dimensión de esta carrera. Toda la energía que te entregan las personas al lado y lado del recorrido es insuperable. Me gustó mucho ver a un gran número de niños alentando a los corredores con el tradicional hi-five. Esto me afirma la belleza del significado de correr.




Tenis que usé: ASICS Noosa Tri 10


Para ver los tiempos de cada kilómetro, consulte: https://www.strava.com/activities/725363465

Comments

Jorge Figueroa said…
Mi respeto y admiración!! Muy inspirador!
alejandro said…
Buen relato, gran experiencia
Querido Jorge, soy orgullosamente tú compañero LACTATO. Desde Enero he regresado a vivir en Medellín al lado de mi familia que era parte del propósito de esta nueva etapa de mi vida. He leído con especial interés y emoción cada línea de tu relato de Berlin y más cosas sobre ti y esa bella inspiración: TÚ FAMILIA. FELICITACIONES por ese hermoso testimonio de vida . Te buscaré pronto amigo para apoyarme en tus sabios consejos de entreno en Medellín y para que dialoguemos de otros temas de interés común. Fuertísimo Abrazo, Mauricio Sánchez Mendoza.
Foreman said…
Mauricio, Gracias por tu comentario. Siempre estaré dispuesto para lo que pueda ayudarte. Saludos. Fore.

Popular posts from this blog

Donde cambiar muchas monedas? después de haber roto la alcancia...

Luego de haber roto el marrano lleno de monedas que le regalaron a mi hijo (Esteban) y unir otras mas ahorradas por espacio de 1 año, nos dimos a la tarea de clasificarlas y organizarlas en paquetes pequeños por denominación para poderlas cambiar a billetes.   


Lo que hice para esta tarea (tieniendo en cuenta que NO las iba a contar todas) fue armar un pequeño tubo donde encajaran las monedas de la misma denominación, contar el número de monedas que sumaran cantidades cerradas (por ejemplo 10.000 o 25.000), marcaren el tubo el espacio ocupado por las monedas y empacarlas en las bolsas individuales.



Realizada esta tarea surgio la pregunta natural: Y bueno ahora donde cambio este montón de monedas? Para responder la pregunta empece a averiguar.  La primera idea que tuve (y creo que la mas inmediata) es pues ir a un banco y que las cambien... fácil!!!.  



Las averiguaciones que hicimos nos indicaron que muy pocos bancos comerciales las cambian. Los pocos que lo hacen destinan solo ciertas s…

Galaxy Tab 10.1 logo infinite loop. Como solucionarlo

Una noche de estas se me quedo prendida mi Samsung Galaxy Tab 10.1 hasta que se descargó por completo la bateria. Al parecer al quedarse sin bateria la tablet corrompe algunos archivos necesarios para el boot y se queda en un estado que varios llaman "logo infinite loop", que simplemente es la repetición infinita del logo de Samsung al  prenderla de tal manera que la tablet nunca incia el sistema operacional. Mala cosa... Lo bueno es que no fuí ni el primero ni el único al que le pasó esta situación. 
Usando Google para indagar sobre el problema encontré que la única forma de resolverlo es realizar un "Factory Reset". Este Factory Reset no es tan sencillo como puede ser en otras circustancias en la que presionando los botones indicados aparece un menú donde la opción "Wipe data/factory reset" puede ser seleccionada y listo.
Lo primero que tengo que decir es que me basé en el siguiente post que fue de mucha ayuda para solucionar el problema... http:/…

Receta para preparar Sangría

Desde hace varios días tenía la tarea de escribir la receta para preparar sangría.   Luego de postergarla y postergarla por fin la tenemos publicada.

Ingredientes (para 8 personas, si se tienen más personas, doble las cantidades de licor y soda.  La cantidad de fruta siempre será al gusto):
2 botellas de 750 ml de Vino tinto Cabernet Sauvignon (seco).1 copa y media de Triplesec.1 copa de Licor Brandy o Cointreau (personalmente prefiero este último).1 lata mediana de duraznos en almíbar.2 manzanas rojas.12 uvas. 1 botella de 1.5 litros de soda (Bretaña o similar, importante que sea sin sabor).2 naranjas Tangelo.2 limones.
Lo primero es cortar en trozos muy pequeños las 2 manzanas y las 12 uvas (no olvide retirar las semillas de las manzanas y de las uvas).   Tome la mitad de los duraznos y córtelos en trozos (el tamaño es al gusto, yo prefiero que sean pequeños.  Adicionalmente Conserve el almíbar pues se usará más adelante).

Use una de las naranjas y exprimala conservando el jugo.  Lu…